Giannina tiene 33 años y es la creadora de Cachita, una marca de objetos de diseño, bazaar, deco, regalos, donde combinan el diseño y la estética con la funcionalidad y utilidad en cada producto.

A Giannina siempre le apasionaba el diseño, la decoración y la moda. Estudió marketing e hizo muchos cursos, algunos de diseño gráfico, de armado de vidrieras, de marketing digital, fotografía y trade marketing. “Amo buscar tendencias y paso mucho tiempo en Pinterest y también en Instagram”.

Todo empezó en el 2013, cuando con su hermana compraron una máquina de corte y grabado láser. “Hacíamos palabras decorativas, pizarras con formas, cuadritos, porta accesorios, porta llaves, etc. Todo muy artesanal, pasábamos horas frente a la máquina tratando de entenderla y sacándole provecho”.

Estaban fascinadas y a la vez no entendían en donde se estaban metiendo. Giannina recorría CABA y el GBA con una valija cargada de muestras de productos y su mamá la llevaba con el auto a tocar la puerta de todos los locales que podrían llegar a estar interesados “lo loco era que casi todos se encantan con nuestra propuesta”. Para vender en el interior del país tenían un catálogo en PDF “que hoy lo veo y no puedo creer cómo conseguimos clientes de esa manera”.

“También quisimos tener nuestro puestito de venta al público asi que de jueves a domingos nos turnábamos en plaza Serrano atendiendo un espacio con toda nuestra variedad”.

De ahí en adelante, todo lo que les sucedió “fue un poco el destino y otro poco la energía y el entusiasmo que le pusimos a cada etapa que se nos presentaba”, cuenta la emprendedora. “En mi casa estábamos todos involucrados en este proyecto, era algo de mi hermana y mío pero nuestros padres estuvieron en cada paso y lo siguen estando, nos apoyan en todo siempre”.

Su motivación venía de ver que lo que hacían realmente gustaba y tenía resultado.

“Para nosotras, ver que tiendas de gran renombre y reconocidas del país se interesaban o compraban alguno de nuestros productos, era una señal de que íbamos bien encaminadas”.

Poco a poco fueron ampliando su variedad de productos y abarcando más rubros como el bazar, la papelera, deco, accesorios y hoy muebles. 

Cachita se diferencia en la creatividad para crear productos “Siempre vamos un paso adelante entonces nuestros clientes mayoristas y nuestra comunidad ya saben que nosotras vamos a mostrarles lo nuevo antes que el resto. Y ni hablar que además de crear el producto, el diseño que lo acompaña siempre está inspirado en las tendencias del momento. Lo cual hace que el resultado final sea divino”.

Como todos los que emprenden, Giannina se topa con algunas dificultades en el camino. “Lamentablemente nuestro país nos pone piedras en el camino constantemente. Pero desde el momento uno supimos que iba a ser así, entonces, en lo personal, trato de nunca hacerme mala sangre o preocuparme sino ocuparme y resolver con las variantes que tengamos al alcance. Reconozco que es muy frustrante a veces, pero hay que mirar hacia adelante”.

Su mayor logro excede por completo lo profesional, y es haber formado la familia de sus sueños “junto a Santi y nuestra bella Emilia que acaba de cumplir su primer añito”.

Algo que no se esperaba fue haber creado una marca con la aceptación y reconocimiento que hoy tiene Cachita. “Algo que empezó como un emprendimiento y se transformó en una marca con sello propio”.

Gianna no se maneja con objetivos ni metas “voy un poco hacia donde me lleva la actualidad, las tendencias y las realidades de nuestro país. Pero sí, mirando hacia adelante, me encantaría hacernos fuertes en un nuevo rubro en el cual estamos incursionando hace poco: muebles. Y también en algún momento hacer una buena línea de productos para chicos, pero por ahora no me alcanzan las horas ni los días de la semana para pensar en más”.

Un consejo para alguien que quiera emprender:

“No me gusta mucho ponerme del lado de “la que da consejos para emprender” pero sí te puedo contar tres cosas que me pasaron a mi. Siempre amé cada uno de los productos que fuimos creando, nunca me frustré si algo no salía bien, y ante todo siempre priorice dedicarle todo el tiempo del mundo a Cachita (hoy hago malabares entre Cachita y la maternidad!) Te lo resumo en encarar todo con: amor, perseverancia y dedicación”