Barbara Biolcati tiene 25 años y es la creadora de Ceramica Barbara, un emprendimiento que empezó siendo un hobbie y que en la cuarentena cobró vida. “Hecho con amor”, es el lema que la representa y se destaca por sus piezas artesanales y super coloridas. 

Cerámica Barbara es un emprendimiento nacido en cuarentena, “antes de eso tenia algunos productos que hacía por hobby pero en cuarentena me encontré en la situación de generar algo para un otro, estar atenta a lo que esperaba la gente, que necesitaba”, cuenta Barbara. 

Al ver una respuesta tan positiva por parte de su público, la motivó aún más a empezar a producir cantidad de cosas. Montó un taller en el garage de su casa y con arcilla y algunas herramientas para hacer lo básico se puso a producir. “Después me iba hasta la casa de mi tía a hornear las cosas”. Empezó solamente teniendo esmalte transparente, “porque era el más barato y el más fácil de usar en otro taller, entonces me ajuste a cosas más básicas”.

Su inspiración viene de la idea de producir algo propio, tener ideas, el proceso creativo y de producción, y después abrir el horno y ver ese resultado inesperado. “Me copaba tanto tener ese proceso, desde la idea inicial hasta tener la pieza terminada en la mano un poco tibia por estar recién salida del horno. Eso me cambió la manera de atravesar el encierro”. Así fue cómo decidió darle un giro más comercial y empezar a producir para vender.

Barbara intenta darle un giro colorido a su marca, plantear algo diferente a lo que se suele plantear cuando se habla de piezas de cerámica. “Tengo colegas en el rubro que tienen un estilo lindísimo, de ellas aprendo mucho también, por ende nos vamos dando ideas y ayudando porque sabemos que cada una tiene su estilo y que no nos pisamos entre sí”. 

Como todo emprendedor, siempre hay dificultades en el camino. “Para empezar como toda emprendedora que recién arranca, soy solamente yo trabajando, en todas las áreas, desde el proceso de producción de la pieza, hasta el feed de Instagram. Entonces, muchas veces me cuesta encontrar el balance entre una cosa y otra. Tener tiempo para Instagram más que a la producción de piezas, como así también al revés”.  

Su mayor logro hasta el día de hoy es haber podido llegar a 3000 seguidores orgánicos. “Es un logro súper significativo para mí, seguidores orgánicos me refiero a que no los compre, si no que fue gente que me siguió por voluntad, e interés propio”. Cuando arrancó con este proyecto, no se esperaba que creciera al punto que creció hoy. “No digo que sea algo grande ni una empresa exitosa pero realmente estoy orgullosa hasta donde llego Cerámica Barbara”.

 

La meta de Barbara es poder llegar a tener su propio local. “Me gustaría que fuese un local decorado con muchos colores, pero pudiendo mantener también la sutileza de las piezas blancas y ese estilo tan lindo que son los blancos jaspeados, los blancos lizos, los negros mates. Esas cosas me encantan. Tener mi local a la calle y que la gente entre y vea lo que transmite Cerámica Barbara es una de mis metas”. 

Un consejo para alguien que quiera arrancar a emprender. 

“Qué lo hagan, pero que tengan mucha paciencia y respeten los tiempos de las cosas, Que no aceleren nada, que no presionen nada. Que sean constantes y perseverantes, pero que respeten el proceso. Es muy lindo poder tener su propio emprendimiento, porque representa lo que es cada uno, es único porque cada uno se plasma en sus propios productos o creaciones”.